CTRL+HPL+SUPR

Los aficionados a la obra de Lovecraft tuvimos una muy buena noticia hace cinco años: Edaf publicó toda la ficción del autor de manera casi integral, con nuevas traducciones hechas para la colección, y con la edición de Alberto Santos, quien siempre ha pivotado sobre la figura de HPL en España con más aciertos que errores y que prologa cada uno de los 27 volúmenes, editados en rústica y a un precio muy asequible. ¿Se podía pedir más? A eso intentará responder este artículo.

A priori, puede parecer que el trabajo de Santos ha sido titánico. Ha reunido el corpus lovecraftiano atendiendo a una nueva clasificación de su obra, ya que si leemos los lomos de los libros los encontramos reunidos en siete grandes bloques:

  • Ciclo de Cthulhu                 (2 volúmenes)
  • Mitos de Cthulhu                (4 volúmenes)
  • Colaboraciones                   (8 volúmenes)
  • Relatos de terror                 (5 volúmenes)
  • Orden y Caos                      (4 volúmenes)
  • Ciclo de Randolph Carter    (2 volúmenes)
  • Relatos oníricos                  (2 volúmenes)

Pero si escarbamos un poco en la superficie aparecen las primeras decepciones. Porque la división es meramente editorial, no hay un hilo conductor ni razonamiento para dicha clasificación, si bien sí encontramos cierta unidad y coherencia a la hora de amalgamar los relatos. Digamos que la clasificación ofrecida es más una estantería que un archivador. Santos en ningún momento explica -ni mucho menos analiza- el porqué de tal división. Servidor es más partidario de la clasificación que S. T. Joshi establece en el seminal H. P. Lovecraft: A life (Necronomicon Press, 1996), quien afirma y propone una clasificación diacrónica y cronológica antes que cualquiera otra de naturaleza temática o aglutinante (como la que circuló en la Era Alianza -cuentos de Nueva Inglaterra, ciclo de Arkham y Mitos de Cthulhu-). Lovecraft utiliza los mismo referentes cosmogónicos desde sus primeros escritos, perfeccionándolos, mutándolos o parodiándolos según le sea necesario, y eso invalida cualquier clasificación coherente atendiendo a dichos preceptos. Esto lo notamos en la colección de Edaf, donde se nos presentandos distintos tipos de aproximación de los relatos concernientes a la cosmogonía cthulhiana: el ciclo de Cthulhu -formado únicamente por La llamada de Cthulhu y El ser en el umbral– y los mitos de Cthulhu, que abarca desde obras menores de su juventud hasta obras maduras y maduradas como El horror de Dunwich. Pero el editor se contradice: relatos como El sabueso o El modelo de Pickman poco pintan en el Volumen I de Mitos de Cthulhu, y cuando escribe sobre La ceremonia lo engloba dentro del ciclo de Cthulhu y no de los Mitos, como hace en la colección. O incluso evoca el añejo Ciclo de Arkham. Es decir, no es una clasificación a priori pensada ni meditada, sino un mero instrumento para la clasificación espacial de los relatos (¿recuerdan lo de una estantería y no un archivador)?
Otro de los motivos de gozo de los acérrimos era el hecho de ofrecernos las versiones más completas posibles de los relatos, además de contar con traducciones hechas ex profeso para la colección. Tal labor, dura, ingrata e invisible ha recaído en José A. Álvaro Garrido, quien ha seguido -a veces demasiado literalmente- los textos de la editorial Arkham House, lo que comporta dos riesgos: el ofrecer información sesgada y desactualizada, ignorando por ejemplo las decenas de libros y revistas publicadas por la pequeña Necronomicon Press gracias al tesón de Marc Michaud, quien hizo de Lovecraft su modo de vida con un rigor y un respeto intachables; y dos, el riesgo de zozobrar con los nombres, términos y acepciones que la cosmogonía lovecraftiana mantiene bien asentados en España desde la época de Alianza Editorial. Un ejemplo: en La búsqueda onírica de la desconocida Kadath, a los Nightgaunts (las inefables Alimañas descarnadas de la noche de Francisco Torres Oliver) se les llama Pellejudos nocturnos, pero, ¿Antiguos y Grandes Antiguos? ¿Qué daño hacía el epíteto Primordial, cuando está además bien colocado tanto estética como semánticamente? Un viejo adagio reza: no toques algo si no lo vas a mejorar. Hemos crecido con el nomenclator torresoliveresco, y nos sigue evocando impías ruinas ciclópeas que ya eran antiguas cuando el mundo aún era joven.
Por todo ello, la idea que ronda a este lector es la siguiente: Edaf, dueño de los derechos de la obra de Lovecraft (sólo la de Arkham House Publishers), quiere hacer olvidar al público español la aquí llamada Era Alianza. Para ello ofrecen traducciones nuevas -correctas y ajustadas, pero poco afines en un primer vistazo al gusto estético lovecraftiano-, un remedo de nueva clasificación a la luz de las nuevas traducciones y unos prólogos que apenas contribuyen nada a la información y el disfrute del lector. Y es una lástima, porque hemos desaprovechado una oportunidad formidable y única. Las estrellas tardarán en estar dispuestas otra vez. Se respeta al autor, pero no se incide en aspectos biográficos (el gran handicap del lector español, que sólo puede leer en el idioma de Cervantes la biografía de Sprague de Camp).
Así pues, disfrutemos de la siempre necesaria relectura de nuestro autor de Providence, aprovechando esta nueva edición, aplaudiendo lo positivo, pero haciendo notar lo que no nos convence. Eso sí, agradecer en todo caso a Alberto Santos, persona sin la que Lovecraft hubiese caído en un inmerecido olvido editorial, tantos años de admiración y labor. Al César lo que es del César.

Anuncios

~ por Diego Ávila en 10/18/2008.

2 comentarios to “CTRL+HPL+SUPR”

  1. Acojonante.

  2. Impresionante. Los buscaré.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: