LA ÓPERA LOVECRAFTIANA QUE NUNCA FUE

Se ha hablado aquí en anteriores posts de Farnese como principal artífice de la cita de la magia negra, así como de su proyectada ópera al alimón con HPL, y que nunca llegó a cuajar. Pero, ¿cuál era la pretensión de Farnese con esa obra? ¿Cuán pensado tenía aquel proyecto? ¿De qué iba? Derleth ilumina un poco las nieblas que rodean a aquella obra inconclusa.

El proyecto de Fen River pasó a llamarse The Swamp.  El lugar en el que transcurría la acción sería un poblado perdido entre los pantanos de Yuggoth, durante una época indeterminada e imaginaria.

El elenco era el siguiente: Yurregarth (tenor), Yannimaid (soprano), Chlorander (tenor), Nickelman (barítono), Aril (mezzosoprano), el sacerdote Serac (barítono), el barquero Terrete (bajo),  y el pueblo de la ciudad del pantano (coro). La inspiración del lugar la encontró en el norte de California, “en algún lugar entre Crescent City y Eureka”.¹

También señaló la edad: Yurregarth, Yannimaid, Chlorander y Aril están en su juventud, Nickelman, y Terrete son de edad media, y Serac de edad indefinida.

Farnese hizo especial hincapié en que lo principal en la ópera había de ser su intangible rareza y su capacidad fantasmagórica. Tendría que seguir las pautas que HPL esbozó en Hongos de Yuggoth, especialmente las mostradas en Espejismo y El faro del anciano. Además, la acción estaría siempre supeditada a la atmósfera de la obra, pero siempre desde un punto de vista lovecraftiano.

“La niebla y la confusión de contornos son esenciales (…) Deberíamos abandonar la ciudad perdida como la encontramos, todo debe guardar la similitud que dejaría una pesadilla en nuestra memoria (…) En todo momento el pantano debe prevalecer sobre las acciones de los personajes”.²

Dado que la ópera nunca llegó a componerse, no cabe duda de que los deseos de Farnese se vieron cumplidos casi a rajatabla.

La impericia de HPL en el tratamiento dramático de los personajes nos ha privado de una obra a buen seguro maldita y que permanecería olvidada hasta que algún avispado decidiese grabarla a la espera de conseguir píngües beneficios de la población friki (eMule mediante).

Farnese, el hombre que ha quedado ligado a Lovecraft de por vida -de alguna extraña manera, consiguió su propósito por otros medios a los pensados por él-, al ir relegando cada vez más el fallido proyecto ante las largas de HPL, nos ha privado de la única ocasión en la que HPL hubiese quedado ligado a la escena musical, excepción hecha del disco de pizarra en el que con cinco o seis años grabó  una canción popular infantil y que permanece perdido, desaparecido quizás, quizás  a la espera de que alguien lo descubra en algún arcón de alguna polvorienta buhardilla de Estados Unidos.

_________

Notas:

¹. August Derleth, HPL. A memoir,  Ben Abramson Publishers, (1945), p. 39.

² íd.

Anuncios

~ por Diego Ávila en 12/18/2008.

Una respuesta to “LA ÓPERA LOVECRAFTIANA QUE NUNCA FUE”

  1. Como siempre interesantísimo el asunto. Curioso lo del reparto de personajes que había asignado, cada uno con su nombre, edad y demás. Una prueba de que la opera iba muy en serio.

    Saludos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: